“La alternancia” una estrategia para volver a vernos

Con la pandemia del COVID-19 llegó a nuestro léxico términos inéditos que se han vuelto de uso común entre todos nosotros, por ejemplo, la palabra “alternanciaque en su significado etimológico y literal se concibe como: 1. “acción y resultado de alternar o cambiar. 2. Sucesión alternativa de hechos, fenómenos, acciones u otras manifestaciones”. Sin embargo, para algunos adolescentes por estos días su significado va mucho más allá, es música para sus oídos, es la forma de regresar al colegio con todo lo que ahora implica, ver a sus amigos sin poderlos tener cerca o hablar con ellos, sin mostrar tu expresión porque simplemente debes ocultarla bajo una mascarilla.

Hace poco más de un año, repentinamente nos confinaron dentro de nuestras casas, porque el mundo se había infectado, de un momento a otro, sin percatarnos empezamos a vivir el día a día, sin saber qué iba a pasar mañana; cambiaron nuestros hábitos, nuestras responsabilidades y la forma de hacer muchas cosas. De lo anterior, podemos expresar que lo importante era estar seguros y sobre todo sanos y salvos. Este 2021, se empezó a hablar de algo llamado alternancia que en mis palabras “es la acción de poder ir al colegio unos días a la semana y otros no, y por turnos”. Claro está, que bajo un permiso especial de los padres de familia, es decir,  asistimos llenos de incertidumbres, con grandes expectativas, unos con cara de satisfacción como si fuera un logro cumplido, otros con escepticismo, otros llenos de miedo. 

La alternancia es una vivencia emocionante y llena de retos, por ejemplo, algunos chicos contaban los días para volver y lo que más extrañaban, por supuesto, son “los amigos” o “jugar en los descansos”, pero lo curioso es que ni podemos acercarnos a los amigos y mucho menos jugar, puesto que no hay descanso, sino un espacio de receso para tomar un respiro. Al principio sonaba algo frustrante, sin embargo, ha sido una experiencia muy “cool” el retornar a nuestras aulas y así no fuera lo que queríamos o esperábamos, contábamos los días para que nos vuelva a tocar taller y de nuevo asistir a la alternancia como la llamamos. 

Seguiremos llenos de expectativas, nos definiremos como la generación con un gran reto en la educación, estar en el colegio, pero desde casa, lo que para el momento sonará muy raro. Seremos adultos llenos de historias para contar a nuestros hijos, con emoción tendremos mucho que decir y reflejar lo sobrevivido en un inolvidable año 2020.

Por: Nathan Ruíz, 904

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *