El Consejero Regional para Interamérica de los salesianos ante la Santa Sede, originario deGuadalajara, compartió durante dos días con la comunidad salesiana. Vivió gratos momentos donde se socializó y reflexionó sobre la formación educativa, compartió experiencias y mensajes para fortalecer el ambiente y el espíritu salesiano en los jóvenes así como de todos quienes conforman la institución. Su gran cercanía, aunque algo anunciada, los sorprendió a todos. Esta visita cumple una tradición de cada seis años en un registro a la inspectoría San Pedro Claver, en la que nos incluimos. Tenía un objetivo claro: registrar los esfuerzos del sistema educativo salesiano vigente en Colombia, sus limitaciones y sus potencialidades. El jueves primero de septiembre se hizo un desayuno con el Consejo Académico. Sus inquietudes por cómo transcurre la viabilidad de la Fundación, la importancia del ejercicio vanguardista en las carreras y su vigencia en el mercado laboral se fueron desarrollando mientras comían un tazón de kiwi, pera, uchuvas, melón, mango, café y huevos revueltos. 

A los 16 años me encontré con una comunidad muy vulnerable donde yo vivía. Resulté metido en la calle donde van los malandros a vender ‘cosas’. —¿Cómo los puedo ayudar? ¿Cómo los puedo seguir? —preguntaba cuando interactuaba con la comunidad. Desde entonces a cada ciudad que visito, a esa calle es a la que voy”. Así definió el P. Orozco cómo empezó su labor sacerdotal. 

Dijo que le podíamos decir Pollo, por su habilidad onomatopéyica de producir un verosímil sonido de pajarito con la boca. Saludando de mano a la comunidad universitaria, el Padre Hugo Orozco, sdb. estuvo presente del primero al dos de septiembre con un carisma que lo precede. El Padre Hugo Orozco estuvo en Colombia durante tres días, pero de seguro se llevará gratificación que demorará más en contarla.

La banda del colegio recibió al P. Hugo en su primer encuentro con nuestras instalaciones después del desayuno. Junto con el Padre Fabián Riveros, director pastoral del Centro, y el Padre Leonardo Gómez, rector del campus, el Consejero salió de la casa de la comunidad San Juan Bosco recibido por la banda del colegio llena de tambores, e incluso un zancudo —un estudiante en zancos— tocando el llamador. Un camino ondulante de banderas, del Centro Don Bosco y de Colombia, en manos de niños entusiasmados condujeron al P. Orozco de la casa al teatro del colegio. El padre saludaba fraternalmente a los asistentes hasta llegar hasta la presentación del resto del quórum de la banda del colegio. En un jocoso despliegue, al P. Hugo le indicaron cómo dirigir la banda y entre juegos y despliegue orquestal, los asistentes se divirtieron. Un pendón de 2mX4m colgaba encima de la tarima del teatro; ‘Bienvenido, padre Orozco’, enunciaba. Durante una hora y media discutió, en una charla amena, con los estudiantes qué es lo que más o menos los entusiasma, las instalaciones y la calidad de su gente. Para el viernes dos de septiembre se dio la oportunidad de compartir con los jóvenes. El Grupo de danza de la Fundación lo recibió y comenzó la reunión. El mismo rompió hielo: “amo que los muchachos bailen”, expresó. “Nosotros quisimos impactar desde el conocimiento para que los jóvenes sean considerados como personas. Estudiar es lo más importante para nosotros”, definió su experiencia un animador juvenil salesiano en un video que le dio la bienvenida al P. Orozco. Su encuentro estuvo lleno de curiosidad: “¿qué les parecen los programas? ¿Qué creen que hay que cambiar?”, fueron algunas de sus preguntas. Pero la curiosidad no fue solo de parte de él. 

El P. Orozco se despidió de Colombia con sus hermanos salesianos. El tres de septiembre se reunieron en la casa de la comunidad de San Juan Bosco entre los siete padres que dirigen al campus Don Bosco y el emisario del Vaticano. En esta oportunidad, realizaron un encuentro más personal entre el P. Fabián, el P. Leonardo, el P. Francisco, el P. José Celis, el P. Luis Bernardo Mur, el P. Gilberto y el padre Jaime Morales con el Consejero para realizar el acta de la visita, la realización de una eucaristía y la conclusión de la visita SDB. ¿Qué avances hubo? El P. Hugo Orzco rendirá cuentas ante el Rector Mayor sobre la proyección, los objetivos, los temas presupuestales y financieras de los que fue testigo aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *